El Gobierno de Navarra regula el pago de la ayuda familiar al personal contratado en régimen administrativo

El Gobierno de Navarra ha aprobado, el miércoles 29 de marzo, un decreto foral en el que  se establece el pago de la ayuda familiar al personal contratado en régimen administrativo al servicio de las administraciones públicas de Navarra, con la retroactividad que corresponda en cada caso, hasta un máximo de cuatro años.

En el caso de la Administración Foral, se estima que la medida podrá beneficiar a unas 4.500 personas, con un coste de tres millones de euros anuales.

Este complemento se estableció en, un primer momento, para el personal funcionario y, en los años 2002 y 2003 se hizo extensivo al personal estatutario y laboral fijo, gracias al recurso presentado y ganado por el sindicato AFAPNA.

En ese sentido, la sentencia ganada por AFAPNA, así como los innumerables recursos presentados por el sindicato, han sido determinantes a la hora de que el Gobierno de Navarra reconociese el derecho del personal contratado a percibir la ayuda familiar, tal y como lo hacen los funcionarios.
 


Especificaciones del decreto

Según se especifica en el decreto foral, la ayuda familiar se corresponderá estrictamente con el tiempo de duración de la relación de servicios y su cuantía se determinará en cada momento en función de las circunstancias familiares concurrentes, con independencia del momento en el que el empleado las comunique a la Administración.

Una vez que una administración pública haya reconocido a una persona empleada el derecho a la percepción de la ayuda familiar, esta circunstancia deberá ser tenida en cuenta de oficio por la Administración correspondiente, tanto en los posteriores contratos que pueda suscribir con el interesado como en el caso de acceder a la condición de funcionario de esa administración pública, sin necesidad de que el interesado vuelva a solicitarlo.

Finalmente, el decreto establece que la ayuda familiar por parte del personal contratado en régimen administrativo no se verá reducida en su cuantía en el caso de las contrataciones a tiempo parcial.