Debido a que, ninguna empresa se ha presentado, hasta el momento, para asumir las funciones de emplatado, distribución y limpieza de las cocinas del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), a partir del 1 de junioel departamento de Salud asumirá íntegramente el funcionamiento de las cocinas del CHN.
 
En caso de que finalmente el concurso quede desierto, el Servicio Navarro de Salud ya ha iniciado las medidas oportunas que se materializarán a lo largo de los próximos días (contratación de personal, formación, adquisición de uniformes, renting de camión frigorífico etc.).

La asunción con medios propios de las labores de emplatado, distribución y limpieza de las cocinas implicaría la contratación de alrededor de 100 nuevos trabajadores que, en su mayoría, en torno a 90, serían empleados de servicios múltiplesy el resto encargados, cocineros y conductores. Estos profesionales se sumarían a los 42 contratados para la elaboración de las comidas. Además, se estima que la internalización de estas tareas conllevaría un coste anual aproximado de 3,3 millones de euros frente a los 2,8 millones de euros anuales previstos en el concurso.
 
La reversión de las cocinas del CHN tiene como principal objetivo mejorar la calidad de la alimentación en este centro hospitalario como elemento esencial de apoyo en muchos procesos de recuperación de las personas hospitalizadas. En este sentido, tal y como ha remarcado el consejero de Salud, Fernando Domínguez, “las dietas alimentarias deben ser consideradas como parte integrante del plan terapéutico, ya que deben estar encaminadas a la curación, especialmente, en algunos tipos de procesos como postoperatorios, enfermedades endocrinas, enfermedades digestivas, diabetes, personas mayores, infancia, personas enfermas inmunodeprimidas o sometidas a tratamientos de quimioterapia y radioterapia…”.